La energía en la vida de tu cachorro

Purina la energia en la vida de tu cachorro img

El comportamiento del cachorro y sus niveles de energía cambian con paso del tiempo, aquí te decimos cómo.

 

Desde el nacimiento - 2 a 3 meses

Los cachorros a esta edad son como los bebés, tienen una energía y curiosidad ilimitadas. Pasan la mayor parte del día jugando y aprendiendo lo necesario para convertirse en perros adultos. A esta edad persiguen, corren, patean, muerden y pelean. Su entusiasmo por la vida y por conocer el mundo que los rodea puede ser agotador. Éste es el momento perfecto para comenzar a pensar en un entrenamiento básico para cachorros.

 

3 a 4 meses

Los cachorros a esta edad aún pueden tener mucha energía para jugar, pero también empiezan a probar sus límites. Al igual que los adolescentes, parece que "olvidan" las reglas u órdenes que una vez siguieron. Este es un comportamiento de desarrollo normal para los cachorros de esta edad. Parte de este comportamiento quizás se deba a la dentición pues los cachorros comienzan a perder sus primeros dientes alrededor de los 3 a 4 meses de edad.

 

De 4 a 6 meses

Puedes notar que a tu cachorro le gusta jugar con otros perros de esta edad. Así es como los cachorros comienzan a identificar dónde encajan en un grupo. Este comportamiento es normal. A esta edad algunos cachorros comienzan a mostrar miedo. Si tu cachorro lo hace, es mejor ignorar el comportamiento y aumentar su confianza a través del entrenamiento.

 

De 6 a 12 meses

Aunque tu perrito ahora parezca un perro adulto, aún es un cachorro. En esta fase, es posible que veas una explosión de energía y pruebas de límites continuas. Por eso es importante asegurarse de que tu cachorro aún tenga suficiente juego y ejercicio estructurado. Continuar con el entrenamiento y la socialización con otros perros también es esencial a esta edad.

 

De 1 a 2 años

¡Felicidades! ¡Has sobrevivido al cachorro! A medida que tu cachorro se acerca a la edad de un año (hasta dos para una raza grande), comienza a verse y actuar más maduro. Probablemente seguirá siendo muy juguetón, pero a estas alturas ya ha aprendido lo básico y es mucho mejor a la hora de seguir las reglas.