Nuevo perro en casa

Nuevo perro en casa
Traer un perro o cachorro a casa por primera vez es tremendamente emocionante, pero exige cierta planificación. 

 

ANTES DE QUE TU NUEVO PERRO LLEGUE A CASA

Tan pronto como asome el hocico por la puerta de entrada, olvidarás todos los trámites administrativos; por eso, es mejor que aproveches para solucionarlos antes de la llegada de tu nuevo perro o cachorro.

Hay algunas cosas de las que debes ocuparte antes de su llegada, para que puedas concentrarte sólo en él durante sus primeros días en casa:

1.- Cuando vayas a tener un perro, es buena idea informarte de quién es el mejor veterinario local y registrarte inmediatamente en su consultorio (si no lo estás ya). Es mejor registrarse lo antes posible, por si acaso tu perro enferma, necesita más vacunas o tiene que esterilizarse.

2.- Aprovecha para preguntar a tu veterinario por algún seguro que cubra los gastos médicos veterinarios en casos necesario.

3.- Es importante para tu nuevo perro socializarse con otros perros y con humanos. Tu veterinario estará informado sobre las clases de cachorros para los más jóvenes, y puede incluso que las dirija él mismo. Las clases para cachorros son muy divertidas, y en ellas tanto los perros como sus dueños suelen hacer amigos de por vida. Asegúrate previamente de que sólo practican un adiestramiento basado en el elogio y la recompensa, no en métodos de castigo como los golpes, collares de ahorque o de pinchos de tipo militar. Si vas a adoptar un perro adulto, es posible que en el centro de acogida puedan recomendarte a un entrenador profesional.

4.- Tienes la obligación de colocar una placa de identificación en el collar de tu perro, que debe llevar siempre puesta cuando esté en un lugar público. También puedes identificar a tu perro con un microchip, cuya colocación es indolora y que muchos veterinarios aplican en pocos segundos de forma indolora.

 

Una vez finalizados los trámites administrativos, llega el momento  de hacer la lista da artículos a comprar para tu nuevo cachorro. ¡Esto puede resultar muy divertido y necesitarás una gran fuerza de voluntad para no comprar la tienda entera! Aunque puede ser tentador comprar montones de cosas nuevas para tu nuevo perro, deberías empezar por las siguientes:

1.- Dos recipientes: uno para la comida y otro para el agua. Pueden ser de cerámica o de acero inoxidable, siempre que sean fáciles de limpiar.

2.- Una correa y collar de naylon o de cuero. Para enseñarle a tu perro a pasear con la correa, tal vez una correa retráactil sea recomendable para evitar el jaloneo  entre los dos.

3.- Accesorios de aseo.

4.- Algunos juguetes seguros, divertidos y estimulantes.

5.- Una cama. Existe una amplísima gama de camas para perros, donde podrás elegir la más adecuada para el tamaño y temperamento de tu perro (¡algunas son más fáciles de destrozar que otras!). Sea cual sea el tipo elegido, colócala en un lugar cálido y tranquilo, sin corrientes de aire.

6.- Una caja o jaula metálica para interiores. A menudo, a los cachorros les gusta la seguridad de una caja para hacer su propia guarida dentro. Si colocas una manta por encima y pones su cama dentro, se convertirá en su lugar seguro para esconderse y descansar cuando necesite paz y tranquilidad. Las cajas también ayudan a acelerar el proceso de adaptación a la casa, ya que a los cachorros no les gusta hacer su rincón especial en el suelo.

7.- Comida. Pregunta qué tipo de comida le daban a tu perrito en el criadero o en el refugio y continúa con la misma dieta durante una semana como mínimo. Posteriormente, podrás cambiar gradualmente su alimentación si quieres o si existe algún motivo de salud para hacerlo.

 

UNA VEZ QUE HA LLEGADO EL PERRO A CASA

Por fin ha llegado el día! En casa todos estarán impacientes y deseando jugar con el nuevo miembro de la familia. Asegúrate de dar a tu nuevo amigo peludo un poco de tiempo para orientarse y enseguida se instalará.

Ahora que tu nuevo perro está en casa, hay algunas cosas que tienes que hacer:

a) Asegúrate de poder dedicar tiempo al recién llegado para ayudarle a adaptarse a su nuevo entorno y a establecer una rutina diaria. Trabajar desde casa o reservar unos días de vacaciones te permitirá compartir un tiempo importante para tu nueva mascota.

b) Elige su nombre. Una de las muchas cosas divertidas de tener un nuevo perro es buscarle un nombre en familia. Cuando hayan encontrado el nombre perfecto, empiecen a usarlo lo antes posible y cada vez que interactúen con él. Lo reconocerá enseguida y aprenderá a acercarse a ti cuando le llames.

c) Establezcan una lista de normas. Es importante que todos los miembros de la familia las respeten, o se sentirá confundido (por ejemplo, si un miembro de la familia lo deja subirse al sillón y otro no). Es muy fácil que los cachorritos desarrollen hábitos muy descarados si no estás atento; por ejemplo, si les dejas mendigar en la mesa una vez, te molestarán en cada comida. También hay que establecer algunas normas para los miembros humanos de la familia. Por ejemplo, si sabes que a tu perro le gusta mordisquear objetos, no le culpes si dejas a su alcance un par de zapatillas de deporte caras o un teléfono celular.

d) Mantén la calma. Es muy fácil saturar de atenciones al nuevo perro, especialmente para los miembros más jóvenes de la familia. Mientras el nuevo cachorrito se esté acostumbrando al entorno, vigila siempre a los niños entusiasmados y da al perro el tiempo necesario para relajarse.

e) Dedica un tiempo de calidad a tu nuevo perrito. Aunque tomes unos días libres para recibir a tu cachorro y ayudarle a adaptarse, debes acostumbrarlo a quedarse solo durante periodos cortos de tiempo que irás alargando progresivamente. No quieres que tu vuelta al trabajo suponga un shock, ni encontrar a tu regreso todos los muebles mordisqueados por una mascota ansiosa y asustada.

f) Si vas a adoptar a un perro de un refugio, habla con el personal del mismo para hacerte una idea de las preferencias de tu nueva mascota. Es posible que haya algo que puedas hacer o dar a tu perro para ayudarle a instalarse con mayor rapidez.

g) Recuerda que tu mascota puede sentirse un poco abrumada por toda la emoción y cambios que está experimentando, por lo que puede mostrarse un poco retraída al principio. Pronto se sentirá y comportará como un miembro más de la familia, pero si notas que el comportamiento retraído continúa, consulta a tu veterinario.

El criador del perro y el veterinario estarán encantados de ayudarte y asesorarte sobre el cuidado de tu nuevo perro o cachorro, sobre su salud y su periodo de adaptación. Todo lo que tienes que hacer ahora es disfrutar conociéndolo y jugando, adiestrándolo, divirtiéndote con él y viéndolo crecer hasta convertirse en tu mejor amigo.