Cómo disciplinar a un gato

Purina® Como disciplinar a tu gato

Es sábado por la mañana, sales de tu habitación y observas otro regalo perfumado en el suelo a un costado de la caja de arena de tu felino. O cuando tu tobillo resulta ser el blanco de otro "ataque de arañazos" mientras caminas hacia el comedor. ¿Qué puedes hacer?   

En primer lugar, no pierdas la esperanza. El comportamiento de un gato es algo que generalmente se puede moldear y cambiar con cierta disciplina, que en realidad es sólo un tipo de entrenamiento, para ello recuerda lo siguiente:  

  • Tu gato no es un niño. Los discursos y otras muestras de disgusto no serán efectivas.  
  • Tu gato no es un perro. Él no se considera a sí mismo un miembro de su manada, o de cualquier otra manada.  
  • Tu gato es un felino. Su comportamiento es el resultado directo de sus instintos, su ambiente y la interacción entre ustedes dos. Disciplinar a tu gato no es castigarlo, sino corregirlo.  

El objetivo de disciplinarlo es que asocie un comportamiento indeseable con una consecuencia no deseada.    

4 comportamientos y soluciones 

Te presentamos algunos de los comportamientos indeseados que son más comunes entre los gatos y las técnicas para abordar cada uno de ellos.    

1. Tu gato araña tus pies o piernas mientras caminas.    

Solución: ¡probablemente sólo necesita más tiempo para jugar! Compra un juguete que se balanceé y con el que pueda jugar de 10 a 15 minutos cada día. Usa un silbato u otro objeto ruidoso para asustar al gato en caso de que quiera morder o arañar.    

2. Tu gato se muestra agresivo hacia una nueva persona.    

Solución: pide a esa persona una prenda de ropa sin lavar (camisa, bufanda, playera, etc.). Coloca la prenda cerca del lugar donde come tu gato, incluso puedes usarla mientras lo cargas, así se acostumbrará al olor de la nueva persona.    

3. Tu gato mordisquea algo que no debe, como los cables eléctricos o los muebles.    

Solución: compra una solución tópica con olores y/o sabores indeseables para tu gato (por ejemplo: salsa picante, vinagre o colonia barata) y aplícala en el lugar que muerde. Si es una superficie de tela, usa el perfume. También puedes usar un silbato cada vez que empiece a mordisquear. 

4. Tu gato araña objetos como cortinas o muebles.    

Solución: compra un poste para rascar, forrado con cartón o tela de alfombra. A continuación, frota el poste con un poco de hierba de gato. Una vez que hayas captado la atención del gato, anímalo a que rasque el poste. También puedes colgar un juguete y mostrarle cómo arañas el poste. 

 

La disciplina es una excelente manera de corregir el comportamiento no deseado de tu gato. Sólo se necesita tiempo, consideración y paciencia. Así, la convivencia con tu gato será mejor.