Primeras semanas de tu gatito en casa

Purina® Primeras semanas de tu gatito en casa

Dormir y jugar son los principales comportamientos que verás en las primeras semanas de tu gatito. Conoce cómo tratarlo y cuidarlo en este periodo.

Cuando tu gatito llegue a casa necesitará un periodo de ajuste y que lo observes cuidadosamente. Enseña a tus seres queridos a tratarlo siempre con gentileza pues necesita atención personal y mucho amor.

 

Siestas

Tu nuevo gatito dormirá hasta 16 horas al día, por lo que es importante crear un lugar cómodo para que duerma. Designa un área de tu casa como el "rincón del gatito", debe ser un sitio donde se relaje, que sea cálido, silencioso y alejado de las áreas de alto tráfico de tu hogar. Este espacio debe incluir su cama, un poste para rascarse y sus juguetes favoritos.

Los horarios de tu gatito

Los gatos son animales nocturnos por lo que es posible que juegue por la noche. Puedes alterar este comportamiento jugando con él por la tarde para que gaste un poco de energía y dándole de cenar temprano. Si despierta por la noche no lo alimentes, ni juegues con él.

Juegos

Tu gatito es curioso, juguetón y lleno de vida. Se puede abalanzar y acechar juguetes o trozos de papel así ejercita sus instintos depredadores naturales de una manera inofensiva y, a menudo, divertida. Proporciónale los juguetes apropiados para que pueda dirigir estos instintos en objetos, y nunca en ti. Dale pelotas de ping-pong o juguetes de pesca de gatitos para mejorar la calidad del tiempo de juego. Evita los juguetes que pueda triturar o tragar.

No le ofrezcas tus dedos, pies o ropa como juguetes. Esto puede fomentar un comportamiento agresivo.

Una buena manera para que chicos y grandes jueguen con un gatito es bajarse al piso, a su nivel. Esto lo hará sentirse más seguro.

Presentar tu gatito a los niños

Conocer a un nuevo gatito es muy emocionante para los niños, preséntalo a los más pequeños, gradualmente y por períodos cortos de tiempo. Es importante que los niños entiendan que el gatito es una criatura viva y sensible.

Enséñales cómo levantarlo y abrazarlo

Desliza una mano debajo de su pecho, sosteniendo las patas delanteras con suavidad, pero con firmeza en los dedos. Al mismo tiempo, coloca la otra mano debajo de las patas traseras del gatito. Nunca lo levantes por el cuello o por sus patas. Los niños deben aprender a no jalarlo de la cola o las orejas, apretarlo o golpearlo, hacer ruidos fuertes o amenazadores o moverse hacia él muy rápido.