¿Es tu perro mayor?

Purina® Es tu perro mayor

Los perros tienen diferentes períodos de vida que difieren de los humanos, por ello puede ser difícil saber exactamente cuándo un perro se considera "mayor o sénior".  

Nuestros expertos te ofrecen algunos consejos para detectar si tu perro ha entrado o no en la vejez. 

1. Pon atención a su piel y pelo 

El sistema digestivo de los perros más viejos es menos eficiente para digerir y absorber los nutrientes de sus comidas, como las grasas y otros nutrientes esenciales para la piel. Es por ello que el pelaje se torna gris, en especial en el hocico y alrededor de los ojos; y el cabello se vuelve más grueso y seco. Se comienzan a notar arrugas en su piel y una textura quebradiza en las uñas de las patas. 

2. Cambios de audición y visión 

Los perros más viejos experimentan una pérdida de audición gradual, que puedes notar si tu perro deja de responder a tus órdenes o le toma más tiempo hacer caso a lo que le dices. Muchos perros sénior desarrollan cataratas y otros problemas oculares. Observa al tuyo de cerca para ver si choca con los objetos mientras camina, y examina sus ojos en busca de signos de nubosidad. 

3. Movilidad reducida 

Los perros mayores tienden a moverse menos. Las primeras etapas de la osteoartritis pueden llevarlo a reducir sus movimientos. Observa si cojea, camina despacio, se niega a subir o bajar escalones. 

Otras señales de problemas de salud en perros mayores 

La mejor manera de detectar problemas es saber qué buscar. Pon atención a los cambios anormales como la desorientación, la interacción social reducida, la pérdida del entrenamiento en la casa, los cambios en el ciclo sueño-vigilia, confusión, ladridos o llanto en la noche, falta de apetito y agresión repentina. Estos pueden ser signos de problemas, ya sean físicos o cognitivos. 

¿Qué puedes hacer si ves estos cambios en su comportamiento? 

Presta atención y toma nota de lo que ves. Estos cambios pueden ser sutiles. Cuanto más pronto detectes síntomas, mayores serán las posibilidades de obtener atención adecuada para tu perro. Consulta a tu veterinario tan pronto surja un problema para obtener el diagnóstico correcto. 

Con la nutrición y el cuidado adecuados, puedes ayudar a tu perro sénior a vivir muchos más días felices.